Desarticulan un grupo organizado que mutiló cuernos y rabos a 7.000 vacas en sus explotaciones ganaderas

Vaca frisona

La Guardia Civil de Navarra, en el marco de la operación 'Rabona', ha desarticulado un grupo organizado dedicado a la mutilación sistemática e indiscriminada de cuernos y rabos de las vacas nacidas en sus explotaciones ganaderas ubicadas en la Comunidad Foral.

La Guardia Civil ha investigado a tres personas por esta amputación sistemática en aproximadamente 7.000 vacas de raza frisona.

 

Esta mutilación, tal y como ha informado la Guardia Civil, se producía con el fin de que el manejo de las mismas cuando entren a la sala de ordeño sea más sencillo para los ganaderos, causa injustificada para menoscabar el dolor crónico que pueden llegar a tener los animales a causa de estas prácticas.

 

La Guardia Civil ha explicado que la investigación comenzó a mediados del pasado mes de junio cuando agentes pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Navarra tuvieron conocimiento de la realización de posibles mutilaciones en explotaciones de bovino sitas en Navarra.

 

Agentes de dicha unidad realizaron varias inspecciones a diversas ganaderías con el resultado de la imputación de tres personas por un supuesto delito de maltrato animal. Durante las inspecciones los agentes pudieron corroborar cómo ningún animal presentaba cornamenta ni cola.

 

Igualmente, los agentes tuvieron conocimiento que la técnica utilizada para el desmoche de las terneras, aproximadamente sobre las dos semanas de vida, consistía en la aplicación de un hierro candente en dicha protuberancia.

 

Dicho instrumento se asemeja a una pistola la cual tiene como cargador una bombona de gas. La aplicación en la yema del cuerno se realizaba cuando la boca del cilindro de la pistola estaba incandescente, administrando posteriormente y en caso necesario un antiinflamatorio.

 

Del mismo modo, los agentes tuvieron constancia de la técnica empleada para el corte de la cola de los bovinos, consistente en que a los terneros con más de dos semanas de vida, se les administraba anestesia local para posteriormente colocarles una goma elástica en la cola, con el fin de que ésta ejerciera presión y cortara el flujo sanguíneo, provocando de este modo una necrosis, cuyo resultado al cabo de tres semanas era el desprendimiento y caída de la parte necrosada, aproximadamente dos tercios de la cola.

 

La Guardia Civil ha asegurado que la consecuencia de la amputación de la cola da lugar a la formación de neuromas y éstos pueden causar dolor crónico. Igualmente al no poder ahuyentar a las moscas u otros insectos les genera estrés pudiendo afectar a la conducta y la alimentación, a parte de la posible entrada de insectos o parásitos con las posibles infecciones que pueda acarrear este hecho.

Comentarios

Ganaduros de sofá y subvención. 15/11/2017 14:07 #1
Y este es el nivel de los ganaduros de hoy en dia. Como se les va a pedir que cuiden de su ganado frente a los lobos, si no saben meter las vacas, sin cortarles los cuernos y el rabo. Y todo esto para aumentar la productividad. Estos son los que se hacen llamar hombres de campo, pero luego se quejan de que la fauna les echa del campo......inutiles que no sobreviven si no es por las subvenciones, el maltrato animal y el exterminio de lo que le moleste.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: