Demuestran que las palomas son capaces de discernir espacio y tiempo

Paloma

Las palomas pueden discriminar los conceptos abstractos de espacio y tiempo, y parecen usar una región diferente del cerebro que los humanos y primates para hacerlo.

En experimentos realizados en la Universidad de Iowa, las palomas eran colocadas ante una pantalla de computadora con una línea horizontal estática y tenían que juzgar su longitud o la cantidad de tiempo que era visible para ellas. Las palomas juzgaron que las líneas más largas también tienen una duración más larga y que las líneas de mayor duración también son más largas. El estudio se publicó en la revista 'Current Biology'.

 

Lo que eso significa, según afirma Edward Wasserman, profesor de Psicología Experimental, es que las palomas usan un área común del cerebro para juzgar el espacio y el tiempo, sugiriendo que estos conceptos abstractos no se procesan por separado. Se han encontrado resultados similares con humanos y otros primates.

 

El hallazgo se suma al creciente reconocimiento en la comunidad científica de que las especies animales de orden inferior, como las aves, los reptiles y los peces, son capaces de tomar decisiones abstractas de alto nivel.

 

"De hecho, la destreza cognitiva de las aves ahora se considera cada vez más cercana a la de los primates humanos y no humanos", dice Wasserman, quien ha estudiado inteligencia en palomas, cuervos, mandriles y otros animales durante más de cuatro décadas. "Esos sistemas nerviosos aviares son capaces de logros mucho mayores de lo que el término peyorativo 'cerebro de pájaro' sugeriría", añade.

 

Los humanos son capaces de percibir el espacio y el tiempo, incluso sin la ayuda de invenciones como un reloj o una regla. La región del cerebro que ayuda a los humanos a hacer esos conceptos abstractos más tangibles es la corteza parietal, parte de la corteza cerebral y la capa más externa del cerebro. Se sabe que la corteza cerebral es un lugar de procesos de pensamiento más elevados, incluido el habla y la toma de decisiones, y los cuatro lóbulos que lo componen, incluida la corteza parietal, procesan diferentes tipos de información sensorial.

 

Pero el cerebro de las palomas no tiene una corteza parietal, o al menos una desarrollada lo suficiente como para ser distinta. Entonces, las aves deben emplear otra área del cerebro para discriminar entre el espacio y el tiempo, o tal vez haya un mecanismo evolutivo común en el sistema nervioso central compartido por los primates y aves primitivos.

 

Wasserman y su equipo quisieron averiguarlo colocando a las palomas en una serie de tareas llamadas prueba de "magnitud común". En pocas palabras, las aves se muestran ante una pantalla de computadora con una línea horizontal de seis centímetros ó 24 centímetros de largo durante dos segundos u ocho segundos. Si transmitían correctamente (al picotear uno de los cuatro símbolos visuales) la longitud o la duración de la línea, recibían alimentos.

 

La prueba se volvió más matizada. Los investigadores introdujeron longitudes de línea adicionales, agregando así una mayor variabilidad al juzgar si una línea era corta o larga; también presentaron la línea a las palomas para una duración más corta o más larga.

 

"La tarea ahora obliga a las palomas a procesar el tiempo y el espacio simultáneamente porque no pueden saber en qué dimensión van a someterse a prueba", explica Wasserman.

 

Los investigadores encontraron que la longitud de la línea afectaba la discriminación de las palomas sobre la duración de la línea, y la duración de la línea afectaba la discriminación de la longitud de la línea de las palomas.

 

Esta interacción del espacio y el tiempo fue paralela a la investigación realizada con humanos y monos y reveló la codificación neuronal común de estas dos dimensiones físicas. Los investigadores creían anteriormente que la corteza parietal era el lugar de esta interacción. Sin embargo, debido a que las palomas carecen de una corteza parietal aparente, los hallazgos de Wasserman sugieren que este no es siempre el caso.

 

Benjamin De Corte, un estudiante graduado de tercer año con el Instituto de Neurociencia de la Universidad de Iowa y que ayudó a diseñar y ejecutar los experimentos, dice que los resultados muestran que las palomas procesan el espacio y el tiempo de forma similar a los humanos y otros primates.

 

"La corteza cerebral no es única para juzgar el espacio y el tiempo --dice De Corte, primer autor del artículo--. Las palomas tienen otros sistemas cerebrales que les permiten percibir estas dimensiones".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: