Curiosidades del cuerpo humano

Cuerpo humano (Foto: E. P.)

Desde la perspectiva anatómica o estructural estarían los órganos y los tejidos, siendo los más grandes la piel y el hígado.

El cuerpo humano se puede estudiar de muchas maneras. Según la función o el papel que desempeña se puede dividir en sistemas, órganos, tejidos, células y sus procesos bioquímicos, o fisiológicos. Desde la perspectiva anatómica o estructural estarían los órganos y los tejidos, siendo los más grandes la piel y el hígado.

 

En 'Cuerpo Humano. Guía ilustrada de nuestra anatomía'(Lunwerg), de Steve Parker y Andrew Baker, se recogen las principales curiosidades sobre nuestro cuerpo, tales como que tiene 100.000 kilómetros de vasos sanguíneos (2,5 veces alrededor de la Tierra), produce 25 millones de células por segundo y está formado por billones de átomos, o que los huesos son 300 en el nacimiento y pasan a 206 en la madurez.

 

Igualmente, destacan que el largo total de los ganglios y los vasos linfáticos, en kilómetros, asciende a 4.000; mientras que los conductos de las nefronas, las unidades de filtrado del riñón, alcanzan los 50 kilómetros, o que el sistema digestivo en su conjunto alcance los 9,5 metros de largo.

 

También se aclara en el libro que más de 640 músculos cubren prácticamente todo el cuerpo. El músculo más flexible del cuerpo es el lingual superior (en la superficie superior de la lengua), mientras que el más fuerte para su tamaño es el masetero, en el lateral de la cabeza y la cara, que sirve para morder y masticar. El más pequeño es el estribo, en el oído, de un milímetro de longitud. Es el encargado de amortiguar las vibraciones del exceso de ruido.

 

Otra de las curiosidades que recoge este manual apunta al sistema respiratorio: las vías respiratorias, los pulmones y los músculos del pecho nunca dejan de aspirar y espirar, y lo hacen de 8 a 10 millones de veces al año. Por otro lado, en cuanto al corazón, un saco muscular de doble bombeo aparentemente sencillo, late 3.000 millones de veces o más a lo largo de una vida. Mide más o menos lo que el puño de su dueño y tiene una masa media de 350 gramos.

 

Atendiendo a la masa corporal, los músculos suponen el 40% de la misma, mientras que todas las capas de la piel un 15%; seguido de los huesos con un 14% de la masa del cuerpo; un 2% para el hígado y el cerebro; un 1,5% para el intestino grueso y otro 1,2% para el delgado; mientras que el pulmón derecho es más grande que el izquierdo, con un 0,6 y un 0,5% respectivamente; así como el corazón con otro 0,5% de la masa del cuerpo.

 

Si se atiende al peso de cada parte, la masa en gramos en un cuerpo de 75 kilogramos (kg) de los músculos equivaldrían a 30 kilos, mientras que la piel, 11,2 kg; los huesos, 10,50 kg; el hígado, 1,55; mientras que el cerebro 1,4; el pulmón derecho 450 gramos, y el izquierdo 400; el corazón 350 gramos; mientras que los testículos y la próstata del hombre 20 gramos, y el útero de la mujer 60 gramos, por ejemplo.

 

EL CUERPO HUMANO ES AGUA

 

Dos tercios del cuerpo humano son agua generalmente, aunque ésta puede variar según las circunstancias. Una mayor proporción de grasa en el cuerpo, por ejemplo, reduce el porcentaje total de agua, porque los tejidos adiposos contienen mucha menos agua que otros tejidos, huesos incluidos. En un cuerpo de 70 kilos habría 45 litros de agua, "más que suficiente para una ducha", reseña el libro.

 

CADA VEZ SOMOS MÁS ALTOS

 

Sobre la estatura media mundial ambos autores indican que ésta lleva dos siglos creciendo, debido principalmente a una mejor nutrición, especialmente durante la infancia, y a un menor número de enfermedades y dolencias. En la actualidad, este crecimiento es más marcado en los Países Bajos, donde un hombre adulto joven mide de media 184 centímetros y una mujer 170 centímetros, unos 19 centímetros más que sus compatriotas de hace 150 años.

 

LOS HUESOS SE REDUCEN DEL NACIMIENTO A LA ADOLESCENCIA

 

En cuanto a la constitución corporal, todos los esqueletos humanos tienen 206 huesos y su tamaño y forma podrá cambiar de persona a persona. Tras el estirón, el sistema óseo adulto determina la figura de la persona, así como la estatura, o las proporciones de las extremidades.