Consumo registra en León medio centenar de denuncias relacionadas con inspecciones y revisiones de gas

Bombona de butano

Son revisiones que no han sido solicitadas por los usuarios, por lo que desde la Junta se ha recomendado llevar a cabo el mantenimiento y revisión de las instalaciones de gas contactando directamente con la empresa distribuidora o instaladores habilitados.

La Junta de Castilla y León, a través de la Sección de Consumo de la Delegación Territorial de León, ha trasladado a la Fiscalía un total de 54 denuncias contra varias empresas por la realización de inspecciones y revisiones de gas en los domicilios de forma ilegal.

 

Según la normativa vigente, es obligatoria la realización de inspecciones y/o revisiones periódicas de las instalaciones de gas y existen empresas que, conociendo esta obligación de los usuarios, se personan en los domicilios para comprobar las instalaciones, cambiar piezas defectuosas o realizar certificados cobrando de forma abusiva por estos servicios, sin presentar un presupuesto con carácter previo a la realización de los mismos, han informado fuentes de la Delegación Territorial.

 

Son revisiones que no han sido solicitadas por los usuarios, por lo que desde la Junta se ha recomendado llevar a cabo el mantenimiento y revisión de las instalaciones de gas contactando directamente con la empresa distribuidora o instaladores habilitados. Si se trata de gases canalizados, será la propia empresa quien indique previamente cuándo se va a realizar la inspección.

 

La administración autonómica, además, ha alertado del aumento del número de prácticas de este tipo, sobre todo en hogares de personas de avanzada edad que viven solas, por lo que son el colectivo más afectado por las mismas.