Conoce la plagiocefalia postural en los bebés o cabeza deformada: ¿Hay que preocuparse?

Cabeza bebé (Foto: E. P.)

Se trata de trastornos en la forma y en el tamaño del cráneo de los más pequeños, pero que representan un problema benigno, aunque 'a priori' no lo parezca al tratarse de una deformidad en sus cabecitas.

Cada vez es más habitual que haya bebés con deformidades en la cabeza, que la tengan aplanada en una zona por ejemplo, debido simplemente a que pasan mucho rato en la misma postura. Se trata de trastornos en la forma y en el tamaño del cráneo de los más peques, pero que representan un problema benigno, aunque 'a priori' no lo parezca al tratarse de una deformidad en sus cabecitas.

 

"La plagiocefalia postural es el aplanamiento de la cabeza del bebé, especialmente en su parte posterior, producido por la postura en la que se encuentra habitualmente en la cuna. Ha aumentado de manera importante desde los años 90, debido a la recomendación de dormir boca arriba para prevenir la muerte súbita", según reconoce en una entrevista con Infosalus Fernando Martín del Valle, neuropediatra del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Severo Ochoa de Madrid.

 

Aunque en algunos casos pueden nacer con deformidad ya por la postura en la que se han encontrado dentro de la tripa de su madre, lo más habitual es que esta deformidad se desarrolle en los primeros meses de vida, pudiéndose detectar la mayor parte de las veces entre los 2 y los 4 meses de vida, según precisa el especialista.

 

Una causa relativamente frecuente de plagiocefalia, según puntualiza, es el tortícolis congénito, que se produce por un acortamiento de un músculo del cuello, en uno de los lados, que hace que el bebé tenga la cabeza permanentemente inclinada hacia un lado y girada hacia el contrario, produciendo también deformidad de la cabeza. En estos casos es fundamental la realización de ejercicios de rehabilitación para corregir el tortícolis, según puntualiza.

 

Por otro lado, según aclara el experto del Hospital Universitario Severo Ochoa de Madrid, es necesario diferenciar la plagiocefalia posicional o postural de una craneosinostosis verdadera, el cierre precoz e indebido de alguna de las suturas craneales, lo cual produce que el cráneo crezca de forma anormal.

 

"Habitualmente se puede diferenciar por la forma del cráneo, mirándolo desde su parte superior y desde atrás, pero si existen dudas puede ser necesaria la realización de una prueba de imagen (TC craneal) para valorar las suturas", aprecia el neuropediatra.

 

Desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) precisan en este sentido que la craneosinostosis occipital es muy poco frecuente, y la padecen aproximadamente 3 de cada 100.000 nacimientos, es decir, un 0,003% de bebés.

 

¿CÓMO PREVENIR LA PLAGIOCEFALIA POSTURAL?

El doctor Martín del Valle menciona aquí que la mejor medida para evitar la aparición de plagiocefalia postural es la realización de cambios posturales de la cabeza de los bebés mientras duermen. "Los niños deben dormir siempre boca arriba, pero es recomendable girarles la cabeza hacia los 2 lados mientras duermen", señala.

 

Además, cuando esté despierto, ve recomendable ponerles a ratos boca abajo, siempre bajo supervisión y en periodos cortos. En el caso de que ya se haya observado un ligero aplanamiento, dice que se deben intensicar las medidas posturales, girando la cabeza hacia el lado no aplanado, y poniendo los estímulos, especialmente a los padres, en el lado no aplanado, para favorecer que el niño se oriente hacia ese lado.

 

Pese a la posible alarma que pueda surgir entre los padres al conocer que su hijo presenta deformidades en el cráneo, el neuropediatra del Severo Ochoa de Madrid asegura que la plagiocefalia postural "nunca va a producir problemas neurológicos". En los casos leves remarca que el único problema es estético.

 

Desde la AEP subrayan asimismo que la deformidad postural no produce ninguna alteración neurológica que pueda afectar al cociente intelectual ni mientras sea un bebé, ni en el futuro. "O sea, que no afecta al cerebro ni a sus funciones", sentencia.

 

Sin embargo, el doctor Martín del Valle sostiene que, cuando hay una deformidad moderada-severa, se produce además una deformidad facial con abombamiento de la frente, y asimetría de las órbitas. "En estos casos, además de que el problema estético es mayor, se pueden producir problemas visuales o a nivel mandibular", agrega.

 

Así, menciona que cuando la deformidad es moderada-severa, especialmente si no ha mejorado con medidas posturales, está indicado colocar una órtesis craneal o un casco, que evitará que se siga presionando sobre el lado aplanado, facilitando el moldeamiento de la cabeza.

 

Dado que la deformidad se desarrolla en los primeros meses de vida por el rápido crecimiento de la cabeza, el especialista ve importante la detección precoz para instaurar las medidas posturales que pueden corregir la plagiocefalia hasta los 6 meses. A partir de esa edad ve muy difícil que mejore sólo con medidas posturales, y estaría indicada la colocación de la mencionada órtesis craneal si la deformidad es moderada o severa.