Ciudadanos pide el cierre del servicio de la ludoteca de San Andrés de Rabanedo por resultar ineficaz

Rafa Sánchez, de Ciudadanos

La formación naranja denuncia la falta de alumnos, pide la reubicación de las trabajadoras y critica el derroche de dinero público.

El Grupo Municipal de Ciudadanos en San Andrés del Rabanedo ha presentado una moción en la que pide la supresión del servicio de ludoteca por ineficaz y no cumplir los objetivos para los que fue creada.

 

En el texto, se explica que a menudo sólo hay tres alumnos en el aula pese a que haya 18 niños matriculados, una cantidad que consideran escasa para un municipio de más de 30.000 habitantes.

 

Por ello, pide que se reubique a las trabajadoras y que se suprima un servicio que cuesta más de 70.000 euros anuales a los vecinos de San Andrés. Un servicio que, además, no se dirige a las familias que se encuentran en situación de exclusión o emergencia social.

 

El partido liberal también recuerda que el Ayuntamiento se encuentra inmerso en un Plan de Ajuste que obliga a racionalizar el gasto. Por ello, visto el escaso interés que suscita la ludoteca entre los vecinos de San Andrés, ha pedido que la partida dedicada a la ludoteca se reconduzca a través de los presupuestos a otras actividades de la Concejalía de Bienestar Social, Sanidad y Consumo, Turismo y Patrimonio.

 

El concejal de Cs de San Andrés del Rabanedo, Rafa Sánchez, ha hecho suyas las palabras del preámbulo del Reglamento del Aula Lúdica -que asegura que 'la atención a la infancia debe ser entendida y expresada como una acción compleja, integral y coordinada en la que convergen, en actuación subsidiaria o simultánea, plurales niveles de responsabilidad'- y ha hecho hincapié "en la responsabilidad de la alcaldesa" para mantener servicios de calidad, acordes a las necesidades de los vecinos.

 

Sánchez ha explicado que su formación ha visitado varias veces la ludoteca y ha podido comprobar que en ocasiones ni siquiera hay niños en ella, así como ha detectado "carencias en cuanto a espacio, acondicionamiento y lo más grave, sin las medidas oportunas para cumplir con un mínimo de accesibilidad".

 

"Con un gasto limitado, con unos servicios ineficaces lo que le pedimos a la alcaldesa es responsabilidad: responsabilidad para invertir ese dinero en cosas más necesarias, sin perjuicio para las trabajadoras que sólo hacen su trabajo", ha concluido.