Casado confirma que el toque de queda "está tumbando la curva" pero que llegan problemas a las UCI
Cyl dots mini

Casado confirma que el toque de queda "está tumbando la curva" pero que llegan problemas a las UCI

Médicos atienden a un paciente en una UCI de Castilla y León. Foto: Ical

Casado confirma la mejoría de la evolución, pero pide no fiarse del virus. Recuerda que tras la ola de casos llega la de ingresos y prevé problemas en las UCI en las próximas semanas.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha confirmado este martes la tendencia a la baja de la segunda ola en Castilla y León pero ha pedido no fiarse porque en otras ocasiones la enfermedad ha repuntado. Así lo ha explicado en su comparecencia ante las Cortes. La consejera ha explicado que el inicio del toque de queda "está tumbando la curva" y esa curva "está intentando llegar a la meseta". Pese a ello, la consejera ha recordado que el propio Ministerio de Sanidad habla de que la pandemia va para largo y que podría extenderse la situación hasta 2021.

 

La consejera ha iniciado su comparecencia recordando la situación en Europa "igual de dramática que en España" y en la que la situación "se ha disparado" y las autoridades han ampliado la situación de corte de 240 a 480 porque si no todo el continente estaría en el color de máximo riesgo. "Estamos en una situación de pandemia grave en toda Europa y no estamos aislados de la situación", con 470 de incidencia en España y 792 en Castilla y León a 14 días, y menos de la mitad a 7 días, una tendencia general al descenso.

 

"De los casos hospitalizados somos los segundos, de UCI somos los décimos y somos los terceros en defunciones y sigue siendo absolutamente prioritario pararlo",  ha dicho pese a decir que estamos en una tendencia al descenso durante todo el mes de noviembre. "Vemos que se va aplanando, pero a pesar de eso siempre recomiendo cautela, del coronavirus no nos podemos fiar nada, tenemos que estar atentos", ha dicho.

 

En Castilla y León ha recordado que la única provincia por debajo de 500 es Segovia y que en casi todas la incidencia acumulada a corto plazo está a la baja. "Burgos sigue siendo una ciudad en la que estamos muy preocupados" ha dicho la consejera. "La evolución de nuestras provincias es algo menos el indicador en mayores de 65 años pero sigue siendo una población preocupante" y siguen siendo personas mayores las que ingresan.

 

En las poblaciones de más de 20.000 habitantes la situación es la misma y destaca lo que ocurre en Burgos y en Miranda de Ebro, que ha logrado bajar de 1.700 a 500 casos por 100.000. La consejera ha destacado muchas zonas en las que no hay coronavirus o poca incidencia, zonas aisladas o poco pobladas, y ha pedido "protegerlas". Burgos, León, Soria y Zamora supera el número reproductivo '1' en número de casos. En cuanto a pruebas diagnósticas, la positividad también "va en descenso" y está en torno al 18%.

 

La situación hospitalaria es de plantas al 71% y UCI al 69% ya ampliadas, con más de 1.700 pacientes en total. "Nos preocupa la situación hospitalaria y hemos tomado medidas para mantenerlos estables", ha asegurado Casado que ha citado Burgos y Valladolid como los hospitales con más problemas, igual que Ávila, León, Burgos, Palencia, Valladolid en sus dos hospitales, "y por eso hemos tomado la decisión de tener extendidas las unidades de críticas", pese a lo cual se mantiene actividad convencional algo que no ocurrió en la primera ola.

 

"La situación general es de aumento en la presión asistencial, si bien las plantas tienen margen y las unidades de críticos tienen más problemas. La previsión es de problemas en tres cuatro semanas", ha dicho la consejera que ha explicado que a los 14-15 días de los aumentos de casos se trasladan a ingresos en el hospital o las UCI por el "decalaje" que traslada la situación en tres o cuatro semanas.

 

En cuanto a las nuevas medidas, el cierre de casas de apuestas y las medidas específicas para Burgos son las últimas que se han tomado, además del cierre de hostelería, centros comerciales e instalaciones deportivas de interior, además de limitación de aforos en lugares de culto y velatorios. En cuanto a Burgos, fue lo que recomendó el ministerio de Sanidad, un confinamiento pasivo cerrando la actividad para evitar presencia en la vía.

 

En cuanto al estudio de aguas fecales, la Junta no solo estudia los entornos de residencias, sino que ha extendido el análisis también a universidades e institutos, con más de 600 puntos de control en la actualidad.