Arrestan a un joven tirado en un ascensor tras amenazar a su padre con una pistola de bolas y un extintor

Agente de Policía Nacional. (Foto:archivo)

Debido a que se comenzó a comportar de un modo agresivo, los policías le retiraron el extintor y lo inmovilizaron.

Un hombre ha sido detenido en Vigo tras supuestamente haber amenazado de muerte a su padre con una pistola de bolas, agredirlo y fracturar su teléfono móvil con un extintor.

 

Según ha recogido la Policía Local en un comunicado, los hechos tuvieron lugar este sábado a las 3,46 horas, cuando los agentes fueron advertidos de que se había producido una agresión durante una discusión en una vivienda de la calle García Barbón.

 

Tras desplazarse al edificio, observaron manchas de sangre en el ascensor y encontraron a un joven semidesnudo que presentaba heridas y portaba un extintor. Además, a su lado se encontraba una pequeña pistola negra tirada. Debido a que se comenzó a comportar de un modo agresivo, los policías le retiraron el extintor y lo inmovilizaron.

 

Posteriormente, un hombre de 61 años que aseguró ser su padre se acercó al rellano y relató a los agentes que su hijo se había mostrado muy agresivo cuando llegó al domicilio y que incluso le había fracturado el teléfono móvil con el extintor. También refirió que, al abandonar la vivienda, el joven lo amenazó de muerte con la pistola y se introdujo en su casa.

 

Después de que su padre le advirtiese que iba a ponerse en contacto con la Policía, el joven regresó al rellano para recolocar el extintor, momento en el que se presentaron los agentes.

 

AGRESIONES ANTERIORES

El requiriente explicó que su hijo ya lo había agredido anteriormente, así como que padece una enfermedad psiquiátrica, aunque no se toma la medicación prescrita, y que consume sustancias estupefacientes. La madre del joven, que también se encontraba en el domicilio, corroboró las afirmaciones hechas por su marido, aunque puntualizó que la pistola era de bolas.

 

Tras detener a este hombre por un delito de violencia en el ámbito familiar, se lo trasladó a un centro médico para que se le tratasen las heridas que presentaba en los brazos y que él manifestó que se debían a una pelea en la que había participado poco antes. Adicionalmente, fue derivado al Hospital Álvaro Cunqueiro para someterlo a una evaluación psiquiátrica.

 

En otro orden de cosas, este viernes en torno a las 8,13 horas, los agentes observaron varios vehículos estacionados en una zona prohibida cercana a la Gran Vía.

 

Después de comenzar el procedimiento sancionador, comprobaron que una furgoneta figuraba como sustraída y verificaron que constaba una denuncia por su robo fechada el pasado 5 de julio. Por este motivo, trasladaron el vehículo al depósito municipal y quedó a disposición de su propietario.