Sátiros de retrete
Cyl dots mini

Sátiros de retrete

Así que Monedero, Pablo Iglesias y algún compi más de la cuerda, se beneficiaban a las alumnas de la Complu, y es de suponer que agradecían los favores con aumento de las calificaciones. Que no hombre que no, eso como va a ser, en que te basas, como si los interfectos fueran sobones o lamecoños, calumnias, total porque una alumna murciana haya dicho que a ella se la quiso calzar Pablo Iglesias en el wáter, parece que no lo consiguió, del local de asueto donde se reunían profesores y alumnos para festejar, con abundancia de elementos germen del partido podemos.

 

No exageres, que solo lo ha dicho una antigua alumna y no es una Juana ni Rocío para creerla. De momento es la única que ha cantado, si los enviciados hubieran sido dederechas ya habría un tropel, pero ya veremos si no empiezan a animarse algunas más, que comer y rascar todo es empezar, unas dolidas por haber sufrido la afrenta y otras, oportunistas, en cuanto se huelan que pueden rentabilizarla, que en todas partes las hay, pero tienen suerte, si todas las mujeres fueran como las podemitas, Pablo no iba a tener suficiente surtido de unto para tapar bocas.

 

 A ver si hay suerte y se levanta el telón, no porque vaya a pasar nada, estos están blindados hasta de un torrente de lava hirviendo, pero pasaremos un buen rato. Toma carrasco del frasco, otra vez dosis de tu propia medicina. Irene y su ministerio ya se habrán puesto en marcha para defender a la murciana, y tú que te lo crees, suerte tendrá si no ponen el ministerio de la vergüenza y la iniquidad al servicio de la jauría que va a crucificarla y no la arruinan la vida, por contar lo que ellos airean a bombo y platillo cuando los abusadores y estupradores son otros y callan como putas si son ellos o el marido de una encumbrada afín, el que abusa de menores tuteladas, que eso es de cadena perpetua.

 

El ataque a Vox, el miércoles en Vallecas, es otro ejemplo de que caminamos al enfrentamiento civil a paso ligero. No sé si merece la pena insistir sobre algo que, por sus características y frecuencia conocemos de sobra y lo que es mas grave, nos estamos acostumbrando y acabaremos viéndolo como algo normal, hasta que haya muertos. Las declaraciones de algunos políticos sencillamente dan asco, de algunos no se puede esperar otra cosa, pero hay otros que, con sus condenas de paño caliente, dan mas asco todavía.

 

Un gobierno que no corta en seco tales actuaciones, no puede llamarse democrático. Para la escoria, la culpa es de quienes, ejerciendo sus derechos, provocan y de la policía que, haciendo el trabajo que tienen encomendado, reprime y no de esos salvajes que vemos, con harta frecuencia, dando patadas en la cabeza a un policía en el suelo, como vimos también en Bilbao, con unas botas que más que botas son armas ofensivas, van pertrechados para una batalla, y para mí que, el que daba patadas en la cabeza al policía vasco era el mismo que pateaba al policía de Vallecas.

 

 Mas pronto o mas tarde, matarán a alguno, aunque no sé si la muerte es peor que quedar en estado vegetativo o lisiado gravemente de por vida, y eso ya ha sucedido. No entiendo por qué el policía derribado, o un compañero, que seguro tiene la obligación de auxiliarlo, no responde con la contundencia que la situación merece. Por lo que se aprecia en los videos, la repuesta sería un clarísimo acto de legítima defensa. Admiro la profesionalidad de quien es capaz de aguantar los ataques y provocaciones en el ejercicio de su deber con ese aplomo, pero estoy seguro de que, si esto sigue así, alguno acabará perdiendo el control y más seguro todavía de que le tratarán de asesino, cuando defiende su integridad y puede que, hasta su vida, y no se pedirán responsabilidades a quien las tiene, que no es otro que el gobierno y su ministro de interior.

 

Pronostica Tenazos que Grabiel hondo va a ganar por aclamación popular, vamos que se va a llevar el noventa por ciento de los votos de los madrileños, por lo menos. Y digo yo, ¿semejante frangollero tiene sueldo de experto?, porque eso también lo hago yo y mucho más barato, me ahorro hasta las encuestas, pregunto por la calle, al paso, a una docena de transeúntes con cara de socialista, y a quien no conteste lo que yo quiero, no le hago ni puto caso, le borro de la muestra y pregunto a otro.

 

O sea que, ahora nos cuentan que también la vacuna de Janssen atasca venas, como la AstraZeneca, y dentro de poco nos dirán que las otras causan telele o baile de San Vito. No, si se han propuesto volvernos locos y lo van a conseguir.

 

Vamos a hablar, para relajarnos un poco, de asuntos menores, aunque cabrear cabrean un rato. Me refiero a esas atosigantes llamadas de teléfono que recibes varias veces al día, muchas veces para venderte humo y hacerte ofertas falsas y engañosas, cuando no son directamente un intento de estafa.

 

Hace cuatro días, descuelgo el fijo, un artefacto que ya casi no utilizo, pero me pilló a mano y aunque tengo por costumbre no contestar llamadas de números que no identifico, algunas veces no te queda mas remedio porque estás pendiente de algún asunto de interés, ya me sucedió que perdí una cita para una cirugía menor porque me llamaron del centro de salud con un número diferente al que yo tenía identificado, por razones como esta no me queda otra que atender, así que, además de darte la tabarra te perjudican.

 

Ya hasta en varios idiomas, como digo, aunque no lo tengo por costumbre, descolgué el teléfono y en lugar de colgar en cuanto me percaté del cariz de la llamada o, como otras veces, dejar el aparato boca abajo pensando, cuando te canses de hablar con la mesa ya colgarás tú, decido contestar y un tío dice algo así como:

-Tuyuspiqininglis

Pues mira, me dije, ya de puestos, le voy a contestar:

-Yes, como un agüelo tirolés, le dije.

-Chorry, adondestán, o algo así, me contestó.

-Pues no sé si están o no están porque yo tampoco te entiendo, capullo, que eres un

capullo que me fastidias la siesta y encima me llamas chorra.

Y va el tío y me cuelga sin despedirse, si es que no tienen educación.

Digo yo que alguien debería tomar cartas en el asunto y librarnos del suplicio, o al menos

darnos alguna posibilidad de defensa, por ejemplo:

Darnos la posibilidad de fastidiar al fastidiante y además de esa práctica de:

Si quiere hablar con Casiano pulse el uno, si quiere hablar con Adelaida pulse el dos, si quiere hablar con el encargado de recibir las quejas y tirarlas a la papelera pulse el tres, si quiere …., y así diez minutos, al cabo de los cuales te preguntan si quieres aguantar el rollo de la protección de datos, otros cinco minutos, y no mientes a la madre de nadie porque te están grabando y se te puede caer el pelo. Cuando acabas de escuchar te encuentras confundido, no recuerdas que numero tienes que pulsar y si no te han vuelto turulato y por imperativo de necesidad decides llamar otra vez, lo haces con bolígrafo y papel en mano, para ver si consigues algún resultado sin perder la razón en el intento.

 

Digo yo que la compañía telefónica podría agregar la opción de: si quiere Vd. reventar la maquinita que le habla o dejarle al interlocutor la oreja como churrasco olvidado en la parrilla, pulse el cero o diga churrasco, y ser testigo acústico del resultado, lo digo por pasar un buen rato, para compensar. Vamos, que yo no le daría al cero con un martillo porque el aparato es mío.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: