Fundamentos de la acción (o cómo conseguir resultados)

Fundamentos%20de%20la%20accion detail

¿Qué hace que una misma persona persista más allá de su capacidad, más allá de su dolor, o se dé por vencida ante cualquier adversidad? ¿Por qué existen personas que anteponen la búsqueda de un sueño a su propia seguridad? ¿Disponemos de todo lo necesario para convertir nuestras vidas en algo extraordinario y así poder dejar un legado?

Aquellas personas destinadas a triunfar piensan y se hablan a sí mismas de formas muy distintas al del resto de personas ante las mismas situaciones, y su comportamiento acaba por darles la razón. Miestras unas hablan de oportunidad escondida, otras hablan de mala suerte. Mientras unas ven la vida como un desafío, muchas otras solo perciben el desastre. Así como pensemos, así vamos a vivir, porque así es como actuaremos. Reunamos en unos pocos conceptos los desencadenantes de la acción, aquello que nos permitirá poner los acontecimientos en marcha. No soy proclive a dar pautas de "éxito", ya que el éxito es algo muy subjetivo y viene sujeto a deseos y necesidades personales. Mientras para unas personas éxito significa nivel económico y lujos, para otras puede significar madrugones, lucha y paciencia por alcanzar un sueño que puede ser desde encontrar un trabajo y salir adelante a vencer una enfermedad o grabar su propia maqueta musical. Ambas tienen algo en común, y es que para alcanzar lo que desean no basta con desearlo, deben tener interiorizadas una serie de pautas firmes que hagan sólido su juego interno y de esta manera configurar su vida hasta alcanzar los resultados que desean.

 

 

Iniciativa.

Tan solo empezar a caminar hace que los acontecimientos se pongan en marcha. Los resultados provienen de la acción. Realmente cualquier cambio que queramos introducir en nuestras vidas proviene de la acción y no solo de la comprensión intelectual de que debemos cambiar. Muchas personas nunca dan los pasos necesarios para alcanzar sus metas hasta estar completamente seguros de saber cómo llegar hasta ellas. Son personas paralizadas por el miedo a fracasar, a verse defraudadas por la dificultad o su propia incapacidad. Pero sucede que solo cuando empezamos a actuar es cuando empezamos a obtener respuestas que nos indican el camino. No importa carecer de apoyo, ni sentirnos decaidos o abatidos, si decidimos actuar despejaremos muchas de las dudas que nos sumieron en el estancamiento.

 

Motivación.

La motivación surge en el interior de cada uno. Nada ni nadie se mueve sin motivación. Pero la idea de mantenerse constantemente motivados es irrealista. Habrá momentos de decepción, de incertidumbre y descntrol, por eso es tan importante que cuando vayamos detrás de algo significativo, vayamos de corazón. Entendamos que cuando nos damos por vencidos ante un objetivo significativo para nosotros no solo fallamos al no alcanzarlo, sino que nos fallamos a nosotros mismos, y el golpe emocional puede derribar casi a cualquiera. Solo vincularnos de una forma tan apasionada nos empujará con una energía que dará luz a los momentos de oscuridad, alivio a los momentos de dolor y esperanza a los momentos de aflicción. La motivación sin duda nos mantendrá activos, pero no por mucho tiempo. Cuando esta decaiga, serán la pasión y la disciplina las que empujen nuestro sueño hacia lo posible.

 

Pasión.

O lo que es lo mismo, sentirnos de una forma desenfrenada como poseedores de un sueño. Muchas personas no consiguen grandes metas porque no están lo suficientemente apasionadas por ellas. Esto sucede a menudo porque persiguen metas muy por debajo de lo que ellas creen posible para sí mismas o porque son las metas de otros. A pesar de todo el poder que tienen, siguen desaprovechando sus posibilidades. Establezcamos desde ya mismo no solo unas metas motivadoras y significativas, si no a la altura de lo que somos realmente capaces de conseguir. Recordemos que si no creemos en nosotros mismos nadie será capaz de creer en lo que hacemos, porque nunca le demostraremos a nadie lo que somos capaces de hacer.

 

Disciplina.

Todo se puede venir abajo en cuestión de segundos. Quienes se hallen psicologicamente preparados hallarán una respuesta, un camino que les devuelva al juego. Sencillamente persistirán y tirar la toalla será su última opción. La disciplina es cuestión de hábitos, de pautas de comportamiento basados en la repetición de una conducta inconformista con el resultado actual. Quienes siempre abandonan poseen más capacidad para inventar excusas que para buscar soluciones. Nunca debemos subestimar el impacto de mantenernos de pie cuando todo parezca haber caído, de continuar cuando todo pareca retroceder. Mantenernos cada día en movimiento hará que la disciplina sea un hábito sólido, y los hábitos siempre traen resultados.

 

Conocimientos.

Nuestra capacidad para conseguir buenos resultados depende de dos conceptos: conocimientos y habilidad. Está en nuestras manos disponer de una amplia comprensión sobre aquello que pretendemos dominar. Cuanto mayor sea nuestro conocimiento mayor será nuestra creatividad para crear nuevas alternativas y elevarnos sobre cualquier obstáculo. Por otro lado necesitamos la habilidad suficiente como para transformar dichos conocimientos en algo tangible, real, resultados que podamos comprobar por nosotros mismos. Por más que creamos conocer una situación concreta, esta nunca la dominaremos si solo la miramos desde la óptica de un observador. Si no pasamos rápidamente a la acción, no seremos mejores que las plantas. Maduraremos y moriremos sin verdaderamente habernos visto florecer.

 

 

Ahora que ya tienes unas pautas básicas sobre qué hace que los acontecimientos sucedan, obtén maestría en la práctica hasta convertirte en poseedor de todo aquello que creas merecer. Como dijo Steve Jobs: "Lo único realmente importante es escapar de la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo, no hay razón para no seguir tu corazón y tus intuiciones".

Comentarios

Roberto Serna 13/03/2019 23:51 #4
Eduardo, honradez y coherencia! No crees? Conservar intactos los principios cuando se habla de éxito es tarea difícil, sobre todo si estamos dispuestos a venderlos por llegar hasta él.
Roberto Serna 13/03/2019 23:48 #3
Ana, gracias! Eso es algo que yo también acostumbro a hacer, incluso repetir varias veces hasta encontrar varios significados al tema. Al final es lo que hacemos cuando nos apasiona algo, exprimirlo tantas veces como nos sea posible.
Eduardo 13/03/2019 17:21 #2
Y una vez que se haya triunfado en cualquier faceta de esta vida.....HONRADEZ.
Ana 12/03/2019 21:41 #1
Extraordinario artículo, me gusta leerlo despacio y dos veces, siempre se encuentra algo nuevo en una segunda lectura. Y yo hoy me quedo con una palabra que a la hora de " echarle ganas" a la vida, es fundamental, y esa palabra es PASION. Los conocimientos, sencillamente y sin ninguna duda necesarios. La iniciativa, importante y necesaria; la disciplina, más importante aún. Pero con pasión, unida a todo lo demás, no hay proyecto que se resista.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: