España polarizada

Que España está muy polarizada lo ve cualquiera con unas mínimas dotes de observación, ahí está el resultado de las últimas elecciones, 50% de votos a cada lado, o más a la derecha, porque la mayoría de los nacionalistas también tienden a la derecha, aunque vayan a su bola, incluidos los esquerros que, llamándose así, a VOX le llegan y a Ciudadanos y al PP les sobrepasan a distancia, se puede ser perfectamente de derechas y republicano. Además, el fenómeno polarizante continúa, no en vano se oye que, con esta movida, quien está ganando votos son VOX y Podemos. La situación es preocupante, su encono puede conducir a una confrontación peligrosa que ponga en grave peligro el bienestar del que disfrutamos y a conatos ya hemos asistido.

 

Si al resultado de las elecciones le sumamos el espectáculo que nos ofrecieron en el Congreso durante los debates de investidura, viendo los aplausos, puestas en pie, abucheos y pataleo de una mitad o la otra, según el orador, ya no queda ninguna duda de cual es el reparto.
El espectáculo ofrecido fue lamentable y en este caso, aunque no por mucha diferencia, se portó peor la derecha, ya se que es difícil aguantar que alguien te venga a dar lecciones de igualdad y derechos humanos cargado con una mochila llena de muertos, pero hay que hacer de tripas corazón, alterarse es perder puntos.

 

Me gustó el discurso de Casado, pero más el del navarro Sergio Gaya, por lo que dijo y lo bien que lo dijo, eso sí es ejercer la libertad de expresión y corrección política, y no las atrocidades que otros expresaron.

 

El de Pedro Sánchez, uso y abuso de progresía y ultra derecha, pues verás, lo de progresía será porque tú lo digas, porque si progresar es deshacer uniones me parece que es todo lo contrario y tanto tachar a la derecha de ultra, pues si fueras algo consecuente, si a VOX le tratas de ultraderecha, ¿cómo deberías tratar a tus socios podemitas?, un poco de equidad te haría algo más creíble. Por lo demás, ni chicha ni limoná, hombre, cuando uno apunta a todos lados, alguna vez acierta, pero mal, muy mal, todas sus réplicas se basaron en que el había ganado las elecciones y que la derecha rabia por haberlas perdido, dándole un montón de consejos para que se sosegara , y no, Pedro, no, has sacado más votos que los demás, ¿eso es ganar?, pues puede que si, pero ganar no es triunfar y tu fracasaste en las últimas elecciones, sacaste menos votos y escaños que en las anteriores, lo que te ha obligado a hacer lo que no quisiste hacer antes y en peor situación. Conseguir la investidura por dos votos y según que apoyos, seguro que con votos venales y otros comprados a base de promesas en perjuicio del estado, ¿eso es triunfar?, ¿eso es ganar?.
Al que le ha ido bien ha sido a tu comparsa Pablo Iglesias, que habiendo perdido también en las últimas elecciones, ha resultado ser el ganador, una vicepresidencia y cuatro ministerios y entre ellos el de su mujer, ni de coña se lo hubiera imaginado, así que, como lloraba, el pobrecito. El aroma del premio le ha cambiado su discurso, se ha vuelto menos agresivo, hasta condescendiente, ha virado a lamebotas y hasta se ha puesto camisa y chaqueta y no aparece arremangado, ya solo le falta la corbata, lo dejará para cuando ejerza de vice, debería usarla, que un ministro sin corbata es como una maceta de geranios sin flores. Venga Pablo, que usar corbata no te perjudicará tanto como cambiar un piso en Vallecas por una mansión en Galapagar, hasta puede que te de un aire de formalidad que te beneficie, yo que tu la usaría y si de paso te arreglas el pelo y los piños, PRESIDENTE DE LA TERCERA REPUBLICA, dios no lo quiera.

 

Yo también a veces me siento republicano, pero cuando me da el ataque me imagino a un Pablo Iglesias de presidente de la república y se me pasa.

 

Vaya pareja Pedro y Pablo, fieles seguidores de la doctrina de Romanones, que no tenía nada de socialista y mucho menos de comunista, político de peso y célebre por sus ingeniosas y mordaces frases. ¿verdad Pedro que “en política no y nunca jamás significa hasta después de comer”?. Y que decir del amigo Pablo que, como buen comunista, es partidario de que lo suyo es suyo y lo de los demás a repartir. Cuentan de Romanones que cuando le dijeron que iban a repartir las tierras, su respuesta inmediata fue: “pues que bien, porque así, entre las que tengo y las que me toquen en el reparto”, joder con el tío, una vicepresidencia y un ministerio en casa, estarán pensando en legislar para que a los diez años se puedan ocupar puestos bien remunerados, así, sus hijos podrán colocarse bien de jovencitos, quien sabe, quizá de jefes de centuria de la Organización Juvenil Podemita, convenientemente regada con dinero publico y con sueldo de comandante, o mejor de general.

 

Tomárselo con humor ayuda, la situación es muy preocupante, y no tanto por las políticas económicas y sociales que nos vengan, es normal que cada uno gobierne acorde con su ideología, pero los asuntos de dinero son más secundarios cuando preocupa la salud, ahora lo más preocupante es la salud del estado y estos dos, con tal de mantenerse, son capaces de matarlo.

 

Antes, los enemigos de España como nación, se veían obligados a atacar al estado desde fuera, pero ahora, Pedro y Pablo parecen estar dispuestos a abrirle las entrañas para que los independentistas depositen dentro sus granadas y que sólo quepa esperar a que sean explosivas, biológicas, químicas o radiactivas, a que reventamos de golpe o vayan soltando su ponzoña poco a poco.

 

Solo cabe esperar a que un buen equipo de cirugía ponga remedio o a que, todavía a Pedro Sánchez le quede un mínimo de dignidad y, dado su carácter y el valor de sus promesas, le de una ventolera y mande a sus apoyantes e indiferentes, sean tirios o troyanos, a freír espárragos, dejándoles en la estacada una vez conseguida la investidura. Si al menos los mantuviera a raya, lo va a tener complicado. También puede que no sea capaz de ensanchar tragaderas lo necesario para tragar los sapazos que, ya han anunciado, le van a poner en el menú.

 

Uno no sabe si Pedro va a presidir un gobierno o una agencia de colocación, tres vicepresidencias y cuatro ministerios más, no sé cómo a alguno no se le ha ocurrido crear otro ministerio de hacer castillos en el aire y rayas en el agua, eso no sirve para nada, pero entre ministro, subsecretario, directores generales, jefes de negociado y personal subalterno, colocamos a otros tropetantosmil entre amigos, socios y allegados.

 

Los últimos acontecimientos han sido un poco sorpresivos, eso de las cuatro vicepresidencias le tienen que haber sabido a Pablo a cuerno quemado, pero bien sabe Pedro que después de haber pillado cacho, no lo va a soltar ni que le arrimen hierros al rojo.

 

Han visto también como nos tratan ahora los de la Unión, antes nos soltaban las bofetadas a pares y ahora hasta parece que nos quieren. Vaya galletazo le han soltado a Pandafilando el de la fosca vista. Las cosas no suceden porque sí, LAGARTO, LAGARTO.

 

Que Pedro Sánchez era un listo impredecible, ya lo sabíamos, pero no sé, no sé, a mi me tiene confundido, ¿y si nos resulta un genio?, puede que malo, pero genio, o al menos tiene alguno que le echa una mano. ¿Habrá frotado alguna lámpara?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: