Andres macario silueta2 original

CEO Digital

Andrés Macario
Blog sobre transformación digital de Andrés Macario

Lo digital está en el aire

Cuarta revolucion industrial detail

«El amor está en el aire por todas partes donde miro. El amor está en el aire, en cada visión y sonido». Se aproximaba la década de los 80 cuando sonaba esta canción, “Love is in the air”. Corría la Tercera Revolución Industrial, impulsada por la tecnología de la información y las comunicaciones para automatizar los procesos industriales.

Aún faltaba una década para el nacimiento de Internet y dos décadas para que se reconociera formalmente que estábamos viviendo una nueva era económica. Cuatro décadas después, la tecnología está por todas partes donde miramos: nos encontramos en plena revolución digital o quizá no sean más que los albores de la Cuarta Revolución Industrial. Lo digital está en el aire. ¿Cuánto habrá que esperar para que sea una realidad implantada en las organizaciones?

 

«El amor está en el aire, en el susurro del árbol, en la tormenta del mar. No sé si estoy soñando, no sé si puedo sentirme seguro, pero sé que debo creer en él». Así continuaba la canción. Sólo hay que asomarse a la calle, entrar en un transporte público o pasar un rato en un establecimiento de hostelería. El mundo está en constante conexión, proliferan las redes de personas y las redes de redes. Es fácil para un grupo quedar por WhatsApp, confirmar asistencia a un evento en Facebook, conocer cómo se está interpretando un acontecimiento en Twitter o aprender a manejar algo en YouTube. ¿Y en las oficinas? Lo digital está en el aire y parece etéreo. Muchas empresas siguen aferradas a las comunicaciones por email, una comunicación rígida y bidireccional que no parece pertenecer a este tiempo. En la interacción profesional parecemos habernos quedado estancados mientras que en el ámbito personal se utilizan las herramientas digitales con soltura.

 

«El amor está en el aire cuando el día toca su fin y no sé si es una ilusión». La sociedad se organiza espontáneamente en grupos que sólo tienen en cuenta el interés por algo, los hábitos de vida y el momento que se está viviendo. Mientras, las empresas mantienen estructuras rígidas basadas en la especialización para, difícilmente, intentar dar servicio a ese consumidor transgresor y transfronterizo. ¡Cómo se atreven! Los modelos organizacionales del siglo XX, diseñados para adaptarse a la revolución de la informática, se mantienen en las corporaciones a pesar de su patente incompatibilidad. La sociedad digital reclama flexibilidad, cercanía de todos los profesionales al usuario final, equipos que se forman para un proyecto, se disuelven y se vuelven a formar rápidamente para el siguiente. Organizaciones centradas en el talento y su movilidad funcional.

 

Lo digital está en el aire. Y lo estará hasta que consigamos aterrizarlo en las empresas. Nuevas tendencias en gestión del talento proponen un nuevo rol para los departamentos de Recursos Humanos. Se trata de ayudar a los líderes a adoptar la organización digital, ayudar a las personas a adaptarse a los nuevos modelos de trabajo y, en definitiva, ayudar a las organizaciones a trasladar el cambio social a su modelo de convivencia. Aprendemos a través de la experiencia y por eso la mejor forma de conseguir que el cliente esté en el centro del negocio es poner al empleado en el centro de la organización. Mejor aún, que el equipo sea el centro del modelo organizativo. La productividad hay que buscarla en las soluciones de los equipos y de las redes de equipos. La eficiencia y la eficacia industrial ya no valen si no agregamos la velocidad y la agilidad en el cambio y la adaptación a los hábitos del usuario, haya donde vaya.

 

Lo digital está en el aire y es una oportunidad para todos. También las pequeñas empresas pueden acceder a esta oportunidad, especialmente si se organizan en redes con otros equipos por proyectos. Cualquier empresario, con las herramientas digitales disponibles, puede ofrecer una experiencia única al empleado y alinear sus objetivos personales con el propósito de la empresa. Porque la visión corporativa ha de estar a su vez alineada con las expectativas de los usuarios. Al fin y al cabo, empleados y clientes son personas inmersas en los usos digitales y envueltas en los hábitos de una sociedad poco compartimentada y tremendamente conectada. Como el amor, lo digital está en el aire, para quien lo quiera ver.

 

SOBRE EL AUTOR

 

Andrés Macario Gañán es el director general de Vacolba, partner de negocio orientado a la venta en el entorno digital. La clave de su éxito es el foco en resultados, la excelencia en el desempeño y la flexibilidad en la implementación. Ofrece una solución llave en mano, acercándose al usuario final a través de profesionales especialistas en ventas de calidad.

 

Vacolba nació para ayudar a las empresas a impulsar sus ventas en el nuevo entorno digital y se ha consolidado como partner de importantes marcas como Movistar, Vodafone, Adeslas, Sanitas y Tyco.

 

Andrés está muy presente en el mundo digital a través de su blog andresmacario.com y su cuenta en Twitter @andresmacariog donde ofrece consejos para la transformación digital de las organizaciones y pautas para ser CEO digital. Además escribe en blogs como CEO digital en Tribuna, ‘Con Tu Negocio’, ‘TICs y Formación’ o ‘PuroMarketing’.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: