San Pelayo y la despoblación rural