Los bares, con el Pucela