Las Ramblas, tras el atentado en Barcelona