Los Spurs rozan la final de la Conferencia pese a la bronca de Popovich a Gasol

Gasol durante un momento del partido lanzando a canasta

San Antonio Spurs se han situado a un triunfo de la final de la Conferencia Oeste (3-2) tras imponerse en la prórroga a Houston Rockets (110-107), un duelo con toda la emoción propia de los 'play-offs' que se resolvió en la última jugada tras un tapón de Manu Ginobili sobre James Harden.

Toda la igualdad que acumulaba la serie volvió a condensarse en el quinto encuentro celebrado en el AT&T Center, donde los Spurs sumaron una victoria vital para quedarse al borde de la final del Oeste, donde ya esperan Golden State Warriors. Su primera oportunidad será en el Toyota Center en la madrugada del jueves al viernes.

Pau Gasol jugó 20 minutos como titular en los que aportó 4 puntos, 5 rebotes, 2 asistencias y 1 tapón. El pívot español protagonizó una de las imágenes de la noche, la bronca que se llevó de Gregg Popovich en la última jugada del tiempo reglamentario por no bloquear a Patty Mills, quien no pudo tirar antes de que se sonara la bocina.

El equipo local jugó mermado por el problema físico de Kawhi Leonard, que se torció un tobillo. Aunque el alero pudo seguir jugando, estuvo fuera en jugadas clave, lo que no le impidió sumar 22 puntos y 15 rebotes.

Esta vez los héroes fueron Danny Green y Manu Ginobili, el primero por un '2+1' a falta de medio minuto cuando su equipo perdía por un punto y el argentino por un tapón sobre la bocina a Harden, cuando la estrella visitante se disponía a lanzar un triple que podría haber mandado el duelo a una segunda prórroga.

Fue un final cruel para otra gran actuación del base de los Rockets, que se fue al 'triple-doble' con 33 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias, aunque también penalizó 9 pérdidas. Patrick Beverley (20) y Ryan Anderson (19) fueron los otros puntales de un equipo que está contra las cuerdas y que ahora necesita batir dos veces seguidas a su vecino tejano para evitar la eliminación.