Tribuna mini Saltar publicidad

Científicos logran capturar el sonido de un átomo

Atomo detail

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Chalmers han logrado, por primera vez, capturar el sonido de un átomo. Los expertos han explicado que, manipulando este sonido en el nivel cuántico, se podrán obtener nuevos descubrimientos para la computación.

La interacción entre los átomos y la luz es bien conocida y ha sido ampliamente estudiada en el campo de la óptica cuántica. Sin embargo, lograr el mismo tipo de interacción con las ondas del sonido ha sido para los investigadores un gran desafio.

 

"Hemos abierto una nueva puerta en el mundo cuántico al hablar y escuchar a los átomos", ha señalado el autor principal del trabajo, Per Delsing. "Nuestro objetivo a largo plazo es aprovechar la física cuántica para beneficiarnos de sus leyes, por ejemplo en ordenadores muy rápidos. Hacemos esto al hacer circuitos eléctricos que obedecen a leyes cuánticas, que podemos controlar y estudiar", ha añadido.

 

Para este trabajo, que ha sido publicado en 'Science', los científicos crearon un átomo artificial que, al igual que los reales, puede ser cargado con energía que emite, posteriormente, en forma de partícula. Esta es, generalmente, una partícula de luz, pero el átomo del experimento de Chalmers está diseñado para emitir y absorber energía en forma de sonido.

 

Así, el átomo, de 0,01 milímetros de tamaño, se situó en un lateral de un material superconductor. Después dirigieron ondas acústicas sobre la superficie del material, reflejaron las oscilaciones del átomo y grabaron el resultado con un diminuto micrófono.

 

"Hemos detectado el sonido más débil que es posible captar", ha indicado otro de los responsables del estudio, Martin Gustafsson. En este sentido, ha explicado que cuando se manipula un átomo, este crea un sonido, "un fonón cada vez".

 

El sonido es tan débil que los investigadores no pudieron siquiera oírlo, sólo captar sus ondas con circuitos similares a los utilizados hoy en día en ordenadores cuánticos.